Loading the content... Loading depends on your connection speed!

Llámanos: 962.058.274 - 616.967.111
Shopping Cart - 0,00
Los árboles siguen secándose. Una pequeña muestra.

Como ya sabemos, y debería ser de conocimiento general, el deficit hídrico que arrastramos en la vertiente mediterránea, con un límite norte situado algo al norte de Castellón capital y un límite sur más allá de Murcia, y en una franja de 50-60 km hacia el oeste; como decimos, este déficit de lluvias está haciendo que, cosa nunca antes conocida, el monte se esté secando.

En nuestro litoral es el pinus halepensis (también pino mediterráneo) el que predomina sobre otras especies. En taludes, repoblaciones y plantaciones varias es él el que se planta, por su rápida adaptación a un medio xerórfilo (seco). Aguanta muy bien el estiaje veraniego, y relativamente bien las heladas.

Pues bien, a pesar de lo sufridos que son, los pinos de esta zona de la que hablamos nunca se han visto en otra igual, hasta el punto de que muchos de ellos, simplemente, se están muriendo (o ya se han muerto).

El pequeño reportaje fotográfico que ofrecemos a continuación hace que sobren las palabras. Están hechas en un viaje realizado desde Valencia al límite de las provincias de Castellón y Teruel, viajando por la A-23. Sin mirar mucho, esto es lo que vimos. Espero que no os guste (como tampoco le gusta al que suscribe).

 

Pinos-secos-7

En esta primera imagen podemos ver una loma con unos cuantos pinos secos, aquí y allá, y otro en primera fila. Esta ladera está orientada al O-NO, y a diez kilómetros del mar.

 

Pinos-secos-6

La misma ladera, un poco más adelante.

 

Pinos-secos-5

Un poco más adelante, y también hacia la derecha de la carretera, podemos observar más pinos secos, entre la pinada. Y con viento del oeste, como podemos observar, que es uno de los elementos que más nos “mata” por estas tierras.

 

Pinos-secos-4

Un poco más adelante, a la altura de Sot de Ferrer y Soneja (CS), otro desolador ejemplo. Y no es el resultado de un incendio, no, como se podría adivinar. Es medio bosquecillo muerto de sed.

 

Pinos-secos-3

Un poquito más adelante, otro claro ejemplo. Curiosamente, en esta zona son las masas arboladas situadas en pequeñas elevaciones las que más están sufriendo la falta de agua. El grueso de lo que queda, como es la Sierra Calderona, que queda a la izquierda de esta imagen, no muestra, por lo menos de esta manera tan cruel, los efectos de la sequía (aunque sea igual de grave).

 

Pinos-secos-2

Y allí al fondo, trasel cartel indicador de direcciones, otro grupo de pinos secos.

 

Pinos-secos-1

Y como última imagen, esta otra loma, recorriendo ayer la A-23 en dirección al mar.

 

Valgan estas imágenes como recordatorio de que el agua está cada día más cara, que no llueve ni tiene que llover en breve como Dios manda, y que todo ahorro y concienciación que hagamos será poco.

Hasta la próxima. Saludos.

Leave a Comment