Loading the content... Loading depends on your connection speed!

Carrito de la compra - 0,00

Montaje de nueva estación meteorológica en Agua de Chóvar (CS). Sábado 15 de noviembre.

El pasado sábado 15 de noviembre acudimos a instalar una nueva estación  meteorológica, modelo Oregon WMR-88, en la planta embotelladora de Agua de Chóvar, en la localidad de Chóvar (CS), en plena Sierra de Espadán. Esta estación, una vez instalada completamente, ha pasado a formar parte de la Meteoxarxa on line de AVAMET, y la podréis ver, en tiempo real, en el siguiente enlace:

http://avamet.es/mxarxa_mxo.php

Así, la empresa Aguas de Chóvar ya puede realizar un análisis cuantitativo y cualitativo de la precipitación recogida, parámetro que, lógicamente, es el más importante para ellos. Y, por medio de esta estación, AVAMET cubre una zona algo huérfana de estaciones.

Una vez montada, la estación se enchufó a un pc con el programa Weather Display, de modo que pueda estar subiendo sus datos a internet siempre y cuando este pc se encuentre enchufado.

No hubo ningún contratiempo, y en unas dos horas y media teníamos todo listo. Muchas gracias a Juan, jefe de planta de Agua de Chóvar, y a Leonardo, jefe de mantenimiento, por sus facilidades y rapidez.

Una vez contadas estas generalidades, os dejamos a continuación unas cuantas fotos tomadas esa mañana.

 

El mástil de aluminio, de una longitud en torno a los tres metros, se fijó al muro vertical que delimita el edificio de administración (sobre el que estamos) de la nave de la zona embotelladora.

El mástil de aluminio, de una longitud en torno a los tres metros, se fijó al muro vertical que delimita el edificio de administración (sobre el que estamos) de la nave de la zona embotelladora. En primer lugar instalamos la veleta/anemómetro, tras comprobar que la consola recibe correctamente las señales exteriores.

 

 

El termohigrómetro, que en este modelo no lleva ninguna protección especial, se coloca a 2 metros del suelo. En la imagen vemos a Toni Rubio (AVAMET) colocando esta distancia. El termohigrómetro se introdujo en una pantalla protectora tipo DAVIS.

El termohigrómetro, que en este modelo no lleva ninguna protección especial, se coloca a 2 metros del suelo. En la imagen vemos a Toni Rubio (AVAMET) colocando esta distancia. El termohigrómetro se introdujo en una pantalla protectora tipo DAVIS. En la pared, en segundo término, podemos ver las abrazaderas metálicas empleadas para fijar el mástil.

 

 

Tras colocar el mástil con la veleta/anemómetro y el termohigrómetro, colocamos el pluviómetro en un lugar despejado y sin obstáculos de una altura determinada. La fijación se realiza, en este caso, por medio de tornillos para plancha metálica, que se atornillan con taladro. Colocaremos arandelas para dejarlo perfectamente nivelado.

Tras colocar el mástil con la veleta/anemómetro y el termohigrómetro, colocamos el pluviómetro en un lugar despejado y sin obstáculos de una altura determinada. La fijación se realiza, en este caso, por medio de tornillos para plancha metálica, que se atornillan con taladro. Colocaremos arandelas para dejarlo perfectamente nivelado.

 

 

Chovar8

Una vez colocado el pluviómetro, procedemos a su correcta nivelación en dos sentidos; es decir, en la posición de la imagen y a 90 grados (100 para los topógrafos). Apretamos o aflojamos, o bien añadimos alguna arandela en una de las esquinas para dejarlo perfecto.

 

 

Este es el aspecto de la parte exterior de la estación, vista desde tierra firme. En total, a unos 8-9 metros del suelo de la nave.

Este es el aspecto de la parte exterior de la estación, vista desde tierra firme. En total, a unos 8-9 metros del suelo de la nave.

 

 

Chovar4

Este es el aspecto de la estación una vez instalada. A la izquierda, mástil con anemómetro/veleta y termohigrómetro instalado en el interior de una pantalla anti-radiación DAVIS. A la derecha vemos el pluviómetro al que, como podemos ver, le hemos acoplado un embudo de plástico rígido de mayor diámetro (15 cm. en este caso), para que la superficie de recogida de aguas sea mayor que con el pluviómetro. De este modo, en el software modificamos el valor de cada volcado de las cubetas del pluviómetro, y así conseguimos, en definitiva, poder medir la lluvia caída con mayor resolución, Es una buena idea.

 

Pues esto es todo. Considero que es un buen trabajo, que además ya se ha visto refrendado este pasado fin de semana con un episodio de lluvias que ha dejado cerca de 150 l/m2 en esta estación (más que en todo lo que llevamos de año). La estación funcionó perfectamente, tanto con lluvia débil como con lluvia intensa o muy intensa.

Espero que os haya gustado. Nos vemos a la próxima.

 

Leave a Comment