Loading the content... Loading depends on your connection speed!

Carrito de la compra - 0,00

La meteorología en “El Señor de los Anillos”: un viaje por la Tierra Media (II).

Habíamos dejado a nuestros amigos a salvo al otro lado del río Brandivino. Una espesa niebla les había protegido del Enemigo. Así pues, saltamos ahora hasta otro episodio en el que se nos describe una situación de lluvias.

LLUVIA (“La Comunidad del Anillo”, libro primero, capítulo cuatro):

Los protagonistas se internan en el Bosque Cerrado, bosque en el que vive un curioso y excéntrico personaje llamado Tom Bombadil, que parece dominar los elementos atmosféricos.

Los hobbits, llegando a la casa de Tom Bombadil (blog secretosdelbosqueviejo).

Los hobbits, llegando a la casa de Tom Bombadil (blog secretosdelbosqueviejo).

Como decimos, este pasaje no tiene especial influencia en la trama de la historia, pero es bonito releerlo:

“Un aire fresco entró en el cuarto, trayendo olor a lluvia. Hoy el sol no mostrará mucho la cara, se me ocurre. He estado caminando, subiendo a las cumbres de las lomas, desde que empezó el alba gris, olfateando el viento y el tiempo: hierba húmeda a mis pies, cielo húmedo arriba…”

Más tarde, las sospechas de Tom Bombadil se hacen ciertas:

“El agua goteaba desde los aleros de paja. Antes de que terminasen de desayunar, las nubes se habían unido formando un techo uniforme y una lluvia gris cayó verticalmente con una dulce regularidad. La espesa cortina no dejaba ver el bosque”.

Al igual que pasa en nuestro mundo, estas primeras lluvias eran el presagio de las lluvias más intensas…

“El viento alto se estableció en el oeste y unas nubes más densas y más húmedas se elevaron rodando para verter la carga de lluvia en las cimas desnudas de las Quebradas. No se veía nada alrededor de la casa, excepto agua que caía”.

 

Bruma, lluvia mansa, silencio en el Bosque Cerrado... (arcobosque.com)

Bruma, lluvia mansa, silencio en el Bosque Cerrado… (arcobosque.com)

Finalmente, deja de llover, salen las estrellas, y Tom Bombadil les hace la predicción meteorológica para el día siguiente:

“Tom les dijo entonces que el sol brillaría al día siguiente y que sería una hermosa mañana y que la partida se presentaba bajo los mejores auspicios. Pero convendría que salieran temprano, pues el tiempo en aquellas regiones era algo de lo que ni siquiera Tom podía estar seguro y a veces cambiaba con más rapidez de lo que él tardaba en cambiase la chaqueta. -No soy dueño del clima, les dijo, como ningún ser que camine en dos patas”.

Y por último, una segura orientación: “¡Apresuraos ahora, mis buenos huéspedes!. ¡El norte con el viento en el ojo izquierdo y benditos sean vuestros pasos!.

Como dijimos, al estar la Tierra Media afectada por la circulación del oeste, Tom Bombadil les dice que irán hacia el norte siempre y cuando lleven el viento dominante en el ojo izquierdo; es decir, que les dé el aire por la izquierda. Si pensamos que la jornada anterior había estado lloviendo, y ya había aclarado, es lógico pensar que el viento post frontal fuese del Oeste.

Así acaba este bello episodio lluvioso del Bosque Cerrado. Y, aunque Tom diga que él no puede controlar el tiempo, si seguimos leyendo el libro sabremos por qué les dice a los hobbits que se apresuren…

 

Niebla en las Quebradas de los Túmulos...

Niebla en las Quebradas de los Túmulos…

 

Leave a Comment