Loading the content... Loading depends on your connection speed!

Carrito de la compra - 0,00

EL VIENTO DEL SUROESTE

Seguimos dándole la vuelta a la rosa de los vientos. Pasamos ya más de la mitad, y llegamos al turno del viento del suroeste, viento muuuuuuuuuuuy “conocido” en toda la mitad oeste de la Península Ibérica, y menos en el resto de nuestra piel de toro.

El viento del suroeste es el responsable de las grandes temporadas de lluvias en la zonas peninsulares que van desde Ayamonte (Huelva) hasta Albacete, prácticamente, pero con gran incidencia en el Golfo de Cádiz, sobre todo. Aquí, a estos vientos se les llaman “ábregos” o “llovedores”, sin que haga falta más explicación.

El invierno del 1995-96 está en los registros por lo que llovió durante esos meses. Veníamos de unos años de fuerte sequía y grandes calores, y cuando acabó este ciclo llegó aquél del que hablamos.

Cuando las borrascas atlánticas bajan algo de latitud y entran por el Golfo de Cádiz, con rumbo SO-NE, afectan de lleno a las provincias de Cádiz, Sevilla, Huelva, Málaga, Badajoz, Cáceres… dejando lluvias muy cuantiosas en las Sierras de Grazalema (la cual, digan lo que digan, sigue siendo la zona más lluviosa de España), de Ubrique, de Aracena, o en Sierra Nevada (que son años de mucha nieve). Si la tónica sigue, dos o tres meses con esta situación hace que Andalucía se ahogue de tanta lluvia. Y es que, aunque en Galicia llueva igual o más, digamos que esta zona está más “habituada” que Andalucía a tanta agua, por motivos geográficos o geológicos. Por eso hay más inundaciones, embalses que se salen de madre, etc etc.

zonaqs-lluviosas

En este mapa podemos ver las zonas peninsulares más lluviosas. Además de todo el norte, cosa sabida, aparece una zona muy lluviosa en Cádiz (la Sierra de Grazalema), y zonas también bastante lluviosas en el límite de Andalucía con Castilla-La Mancha y con Extremadura, correspondiente a la Sierra Morena y Aracena.

 

Como ya hemos dicho alguna que otra vez, los frentes que traen las borrascas llevan generalmente vientos del suroeste delante del frente frío, y del noroeste detrás. Cuanto más pronunciado es el cambio en la dirección de este viento, más potente es el frente. Algo de esto tiene que ver el otro apartado que quiero detallar en este artículo, y que son las galernas.

Galerna

En este gráfico, cortesía de clubdelamar.org, observamos en azul la dirección del viento, y en rojo continuo la velocidad del mismo. Sobra la explicación. A la vez que cambia la dirección, aumenta la velocidad. Esto es una galerna.

Con tanta contaminación informativa, más acusada en estos tiempos de la aldea global, hablamos por hablar, sin saber de lo que hablamos. Por eso, con tanta ciclogénesis explosiva de marras nos acaban colando que lo que ha habido (y sigue habiendo este invierno tan poco habitual) son galernas. Pues no.

Una galerna es, efectivamente, un temporal marítimo de campeonato, que acontece en el mar Cantábrico, y que se origina cuando se produce un salto repentino del viento desde el tercer cuadrante (desde el sur, generalmente), hasta el noroeste (cuarto cuadrante). Esto, junto a que el nuevo viento aumenta mucho su intensidad, origina el estado marítimo del que hablamos. Esto, junto con rayos, truenos y mucha lluvia. El paso de una borrasca que pase muy cerquita de Galicia y que viaje hacia Normandía puede ser la causante de las galernas. Pero esta borrasca es la causa, no el efecto.

Y por lo demás, en el resto de España, pues poca cosa más. En el Mediterráneo valenciano y murciano este viento trae generalmente mucho calor. En el catalán, nada de nada. Y en Canarias, afectada por los alisios gran parte del año, el suroeste tiene la partida perdida.

Acabamos, como siempre, con algunas denominaciones para el viento del suroeste:

-Sudoeste.

-Llebeig.

-Lebeche.

-Ábrego.

-Ábrigo.

-Áfrico.

-Garbino.

-Garbí.

Espero que os haya servido de distracción. Como ya he comentado alguna vez, el espíritu de este blog no es el de impartir clases magistrales, sino el de divulgar algo sobre el tiempo, pero desde el punto de vista de un mero aficionado, como soy yo.

Leave a Comment