Loading the content... Loading depends on your connection speed!

Llámanos: 962.058.274 - 616.967.111
Shopping Cart - 0,00
El verano de 2015, en nubes ( y II).

Aquí estamos de nuevo. Seguimos con el repaso de los cielos que hemos podido observar durante este verano que toca a su fin…

IMG-20150731-WA0034

La misma tarde del 31 de julio, la de la tormenta fotografiada en la última imagen del anterior post, se generaron nuevas tormentas que, esta vez sí, descargaron con fuerza, llevando con ellas fenómenos severos como la piedra de la imagen, de tamaño similar al de un cubito de hielo. La foto es de Domingo.

 

Verano21

Y el día siguiente, 1 de agosto, tomamos esta imagen de la playa del Mareny Blau, en Sueca (V), en la que se pueden apreciar los huecos producidos por la tormenta del día anterior, que también dejó piedra del tamaño de peladillas.

 

El cielo nos obsequió con esta bonita capa de altocúmulos vespertinos el 21 de agosto. Nubes que a esta hora suelen denotar inestabilidad, ya que nos indican que la convección existe y que en capas altas hay aire frío.

El cielo nos obsequió con esta bonita capa de altocúmulos vespertinos el 21 de agosto. Nubes que a esa hora de la tarde suelen denotar inestabilidad, ya que nos indican que la convección existe y que en capas altas hay aire frío.

 

Otro episodio de tiempo inestable, el 18 de agosto. El día despertó con nubes medias con cierto desarrollo. Y, como pasa en algunas ocasiones, justo al norte de mi posición, de la nada y en un momento creció un precioso cumulonimbo. Rayos y truenos y precipitación que se acabó metiendo en el mar.

Otro episodio de tiempo inestable, el 18 de agosto. El día despertó con nubes medias con cierto desarrollo. Y, como pasa en algunas ocasiones, justo al norte de mi posición, de la nada y en un momento creció un precioso cumulonimbo. Rayos y truenos y precipitación que se acabó metiendo en el mar.

 

Aquí tenemos el detalle de un barco que, camino del puerto de Valencia, se iba metiendo en la boca del lobo.

Aquí tenemos el detalle de un barco que, camino del puerto de Valencia, se iba metiendo en la boca del lobo.

 

 

Un bonito parche de Altocumulus stratiformis, captados el 21 de agosto.

Un bonito parche de Altocumulus stratiformis, captados el 21 de agosto.

 

 

Y esa misma jornada, al caer la tarde, se presentaron estos Altocumulus Castellanus. Estas nubes son precursoras también de un tiempo tormentoso. Pero, curiosamente, no suelen presentarse por las tardes, al menos junto al mar.

Y esa misma jornada, al caer la tarde, se presentaron estos Altocumulus castellanus. Estas nubes son precursoras también de un tiempo tormentoso. Pero, curiosamente, no suelen presentarse por las tardes, al menos junto al mar.

 

 

El domingo 23 de agosto fue un día de mucho calor. Los vientos, provenientes  del oeste, secos, nos dejaron estos cielos tan azules. Y, aunque en la superficie el calor era elevado, en capas altas existía cierta inestabilidad, a tenor de estos Cirrus (nubes altas) floccus (pequeño cúmulo o penacho en la parte superior) virga (ese fleco que aparece en la parte inferior, que es precipitación que no toca el suelo). Preciosas nubes.

El domingo 23 de agosto fue un día de mucho calor. Los vientos, provenientes del oeste, secos, nos dejaron estos cielos tan azules. Y, aunque en la superficie el calor era elevado, en capas altas existía cierta inestabilidad, a tenor de estos Cirrus (nubes altas) floccus (pequeño cúmulo o penacho en la parte superior) virga (ese fleco que aparece en la parte inferior, que es precipitación que no toca el suelo). Preciosas nubes.

 

 

Otra imagen de estas bonitas nubes.

Otra imagen de estas bonitas nubes.

 

 

Y ya las últimas. 30 de agosto, autovía de Teruel a la altura de Ojos Negros. Día de convección moderada. Los cúmulos crecen aquí y allá, a ojos vista, y unos consiguen madurar y otros no. Es la típica jornada en la que Teruel nos demuestra con qué poquito es capaz de organizar una buena.

Y ya las últimas. 30 de agosto, autovía de Teruel a la altura de Ojos Negros. Día de convección moderada. Los cúmulos crecen aquí y allá, a ojos vista, y unos consiguen madurar y otros no. Es la típica jornada en la que Teruel nos demuestra con qué poquito es capaz de organizar una buena.

 

 

Minutos después, cuando parecía que no iba a ser para tanto, nos encontramos con un bonito cumulus congestus que empieza a descargar.

Minutos después, cuando parecía que no iba a ser para tanto, nos encontramos con un bonito cumulus congestus que empieza a descargar.

 

 

Y mientras mirábamos comienza la precipitación. Minutos después la cortina se hizo tan intensa que el terreno desapareció a su alrededor. Y diez minutos después, ni cortina, ni nube... el sol.

Y mientras mirábamos comienza la precipitación. Minutos después la cortina se hizo tan intensa que el terreno desapareció a su alrededor. Y diez minutos después, ni cortina, ni nube… el sol.

 

Y así acabó el mes de agosto, al menos para nosotros. Espero que hayáis disfrutado con alguna de estas imágenes (hechas por un vulgar aficionado que dispone de vulgares medios) como lo hemos hecho nosotros. No olvidéis que el cielo siempre está ahí dando pistas de cómo se comportará la temperie.

Hasta la próxima.

 

 

Leave a Comment