Loading the content... Loading depends on your connection speed!

Carrito de la compra - 0,00

CUANDO EL MAR TE TENGA: EL ÚLTIMO DE LA FILA (IV).

El Último de la Fila publicó su “Nuevo pequeño catálogo de seres y estares” en el año 1990. Tras el Lp “Como la cabeza la sombrero”, en 1988, este nuevo disco supuso la confirmación del grupo como el de más éxito del momento, superando en ventas a Mecano.

Este disco nos ha dejado títulos que fueron un éxito en las listas semanales, como “Canta por mí”, “Músico loco” o “A jazmín”. Pero hubo uno que quedó grabado en la memoria de muchos aficionados a la música, que es “Cuando el mar te tenga”.

Como pasa en tantos títulos de El Último de la Fila, esta canción también mezcla elementos, meteoros o sensaciones puramente meteorológicas, y recuerdos o menciones a la persona amada.

Una vez más os dejamos en negrita todo aquello que nos parece relacionado con la meteorología, así como alguna pequeña explicación sobre algunos pasajes.

 

“Vuela al viento espuma del mar,
vuela al viento y vuélvelo a volar.
Mezcla el mundo, ruge mistral,
mezcla el mundo y mezclanos con él.”

No dice la canción que vuele el viento a la espuma del mar, no. Le dice a la espuma que vuele con la ayuda del viento.

El mistral, como hemos comentado ya en este blog, es el viento proveniente del noroeste. Sopla desde el Delta del Ebro (T) hasta la desembocadura del Ródano (y más allá), y se caracteriza por ser un viento frío y seco. Y fuerte, desde luego, siendo violento en ocasiones. Por eso, como en el Mediterráneo sopla hacia el mar, levanta rociones de espuma en las olas que se aproximan a la costa.

“Ahórrate esas palabras de amor
que nadie va a comprender,
ni tan sólo yo.
Si lo que vas a decir
no es más bello que el silencio,
no lo vayas a decir.”

Esta última frase es un proverbio árabe; no está acuñada por El último de la Fila. Pero es el resumen de lo que ronda por toda la canción, que no es otra cosa que el valor del silencio: en la noche, en el bosque… frente a los momentos en los que todos hablan.

“Que hable el mundo y calle el hombre,
calle el hombre y vuélvase a callar:
Mezcla el mundo, ruge mistral;
mezcla el mundo y mezclanos con él.

Ruge mistral, vuélvenos locos de atar
y con tu antiguo furor
llévate a aquel que ose hablar.”

Aquí de nuevo: el furor de antiguo del mistral a lo largo de los siglos, sufrido y disfrutado por las civilizaciones, y que se han servido de él para navegar por el Mare Nostrum.

“Mientras todos duerman te amaré.
Cuando todos hablen huiré.

Lejos, muy lejos, en silencio.
Lejos, muy lejos, en silencio.
Cuando el bosque te hable te hablaré;
cuando el mar te tenga te tendré.

Murmullo de una oración
minúscula y dulce;
murmullo de tu respiración
al despertar.

Ruge mistral, medio dios;
llévate el mundo de aquí,
peina la espuma del mar
y llévanos muy lejos, muy lejos.”

Todo esto me deja, como resumen, una imagen del hombre sentado en un promontorio, mirando al Mediterráneo, mientras el mistral sopla y sopla, y frente a él pasan Grecia, Roma, Iberia… El Mediterráneo.

Aquí os dejamos , como siempre, el videoclip de esta canción, rescatado de Youtube (con mejor audio que video). Merece la pena verlo: guitarras dentro de una bañera, bailarinas con tutú, embudo y serrucho… El Último de la Fila.

Hasta la próxima.

Leave a Comment