Loading the content... Loading depends on your connection speed!

Carrito de la compra - 0,00

¿Cómo funciona un planisferio celeste?

 

Existe un instrumento, clásico ya, con el que podemos iniciarnos en el bonito arte de observar las estrellas, tanto para identificarlas en el cielo como para saber a qué hora aparecen y a qué hora desaparecen. Este instrumento se llama planisferio celeste.

Acalararemos antes de nada que en un planisferio celeste SÓLO encontraremos estrellas, nada de planetas. Los planetas, como sabemos, orbitan alrededor del sol, y en su rumbo apareten por el cielo todos viajan por una línea imaginaria llamada Eclíptica. Pero eso lo dejaremos para otro día. Sólo acordémonos de esto: si el punto celeste parpadea o titila, es una estrella. Si no parpadea, es un planeta (reflejan la luz del sol, exactamente igual que la luna). Y si se mueve rápidamente, un avión…

Los planisferios, por lo general, están hechos de cartón más o menos grueso, con una parte fija y una parte -transparente- móvil. Suelen llevar una funda para su transporte y conservación. Y aquí, en España, los que se comercializan están fabricados para “ver” el cielo a 40º de latitud norte; es decir, en toda la Península Ibérica (que va de 36 a 43º, aunque no se notará mucho). Si nos vamos a las Islas Canarias, por ejemplo, con algo de idea podremos contemplar el cielo, parte de él, pero no es lo adecuado. Y si nos vamos al Hemisferio Sur no nos servirá, simplemente porque desde allí se ven otras estrellas (no olvidemos que nuestro Planeta Azul flota en el espacio, rodeado por un Universo lleno de estrellas).

Básicamente con el planisferio haremos dos cosas: ver cómo está el cielo en un determinado momento, o averiguar la hora de aparición u ocultación de una estrella determinada.

En cualquier planisferio que tengamos observaremos en la parte exterior del disco las horas del día, desde las 0 horas hasta las 23 horas,  con divisiones que, en la mayoría de casos, van de cinco en cinco minutos, lo que nos da un buen grado de detalle. En la parte móvil del planisferio tenemos todos los días del año, separados por meses.

Si queremos saber qué estrellas se ven, por ejemplo, el 5 de febrero a las diez de la noche, deberemos hacer coincidir la fecha del 5 de febrero con las 21 horas (sí, eran las diez, pero en invierno, para tener la hora oficial, hemos de quitarle una hora al reloj). Una vez hecho esto tendremos que orientar el planisferio, por ejemplo, hacia la Estrella Polar, que nos indica el Norte geográfico, prácticamente. Y una vez hecho esto, lo que se nos muestra en la ventana del planisferio es el cielo que vemos en ese momento (si hay suficiente oscuridad y no estamos rodeados de edificios, claro). Algo tan sencillo como gratificante, una vez que empezamos a identificar objetos celestes.

Constelación de Orión

La constelación de Orión, la más bonita de contemplar en las noches de invierno, visible en el cielo del Hemisferio Norte desde noviembre hasta marzo. Lástima que haga frío por las noches… (Foto: cortesía de astrofisicayfisica.com)

Pero, ¿a qué hora podríamos ver salir a Sirio, el astro más brillante del cielo, el 31 de diciembre, por ejemplo, para brindar con él por el Año Nuevo?.

Muy fácil. Primero tendremos que localizar a Sirio en el planisferio. Si no sabemos que pertenece a la constelación del Can Mayor lo tendremos más difícil, pero sabiéndolo no hay problema.

Una vez localizada esta preciosa estrella, giramos el disco hasta que la tengamos en el límite del cielo visible/no visible (parte transparente/opaca de nuestro planisferio) pero en la zona del punto cardinal Este. Entonces buscamos en la parte exterior del disco el 31 de diciembre y vemos con qué hora coincide. Efectivamente, a las 19:06 hora oficial, lo que serán las 20:06 de la tarde/noche. Así de sencillo. Si queremos saber a qué hora desaparece, colocaríamos a Sirio en el límite visible/no visible pero en la zona del oeste (por donde desaparece el Sol, la Luna, y todo quisqui), y haríamos la misma operación.

Sirio

Sirio, el astro más brillante del firmamento. Inconfundible en las noches de invierno, rodeada por Proción, Castor, Pollux, Rigel, Betelgeuse…

 

Por último, ¿os habéis dado cuenta de que estas 20:06 horas a las que aparece Sirio son también las 19:26 del 10 de enero, o las 23:07 del 15 de noviembre…?. Comprobadlo y veréis como es así. Esto es porque las estrellas, en su infinito caminar ante nosotros, salen aproximadamente 4 minutos antes cada día (3 minutos 56 segundos, más exactamente). Todo desde nuestro punto de vista, claro, porque ellas están tan lejos que no se paran en esas minucias. Es nuestro planeta el que tiene que ver con esta diferencia diaria. Pero esto lo dejamos para los entendidos…

Espero que os haya gustado, y que os haya sido útil, sobre todo.

Para más información sobre modelos de planisferios, podéis consultar en la tienda Altocúmulo:

http://www.altocumulo.com/categoria-producto/libros/planisferios-celestes/

 

 

Leave a Comment